informacion para el paciente
 
OTITIS DE PILETA
Departamento de Otorrinolaringología
 
 
¿Qué es una “otitis de pileta”?
Es una inflamación con o sin infección del conducto auditivo externo que se produce por el repetido contacto del agua con la piel del conducto.

¿Cuáles son los síntomas?
Se presenta con dolor, sobre todo al tocar el pabellón auricular, muchas veces solo el roce de la ropa por la oreja genera un dolor intenso. Puede haber o no una secreción verdosa dentro del oído.

¿Por qué es más frecuente en verano?
Normalmente tenemos bacterias en la piel que están en equilibrio con nuestro cuerpo por lo que no generan patología pero la combinación del calor del verano y la humedad de la pileta dan las condiciones necesarias para que hongos y bacterias se desarrollen produciendo la otitis.
El agua de la pileta puede tener excesos de agentes químicos que producen la inflamación de la piel del conducto auditivo, o por el contrario el agua puede estar contaminada favoreciendo las infecciones.

¿Cuáles son los gérmenes mas comúnmente involucrados?
Bacterias como Stafilococo, Pseudomonas e infecciones micóticas.

¿Cómo se hace el diagnóstico?
Es clásico el síntoma de dolor al llevar hacia abajo el lóbulo del pabellón auricular o a la presión del trago. Con la otoscopía se observa el edema del conducto.

¿Cuál es el tratamiento?
El tratamiento es local con gotas óticas compuestas de antibióticos y corticoides que siempre deben ser indicadas por el médico. Se sugiere al paciente no automedicarse con gotas, ya que estas pueden interferir en la observación, dificultando el diagnóstico.
A veces es necesario agregar antibióticos como Cefalexina y antiinflamatorios orales.

¿Cuál es la mejor forma de colocar las gotas?
Poner la cabeza de costado con el oído afectado hacia arriba, tirar la oreja hacia atrás y arriba, para aumentar la apertura del orificio del conducto auditivo externo, e instilar las gotas en él, inclinar y sacudir el oído hasta que las gotas entren al fondo.

¿Existe alguna forma de prevención?
Si.

Es importante que antes de comenzar la temporada de pileta el niño sea revisado, es necesario extraer tapones de cera y constatar que no exista ninguna patología previa.
Cuando el niño sale de la pileta puede secarse bien el oído con una toalla sin introducirla en el conducto auditivo externo. La mamá puede acercarle, a una distancia prudente, aire cálido con un secador de cabello.
No usar hisopos, llevan el cerumen hacia la profundidad, dificultando la extracción del mismo, y arrastran la barrera natural de la piel, aumentando la predisposición a infecciones.
Puede hacerse una solución a base de vinagre 2/3 y alcohol 1/3 ponerlo en un gotero, y colocar 2 gotas en cada oído cuando termina el día y no regresará al agua.
También son efectivos los tapones que se venden en la farmacia, pero es importante mantenerlos limpios y secos antes de colocarlos.
 
 
www.cerionline.com